Un comienzo de 2017 con sorpresas para los mercados

14 marzo, 2017

Boungy

El recién culminado 2016 fue un año de eventos importantes con desenlaces inesperados:

El 23 de junio, las encuestadoras enfrentaban su primer gran tropiezo del año al quedar como ganadora la opción del “Si” a la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Los mercados ante la incertidumbre, como es común, se mostraron más volátiles provocando una fuerte caída en el mercado bursátil global. El índice Dow Jones, al día siguiente de la votación, cerró con una disminución del 3,4% y el S&P en 3,59%.

Sin embargo, una semana después de la elección, los mercados retomaron los niveles que mantenían antes de este episodio.

Que_ha_pasado_en_los_mercados

El segundo evento importante, fue la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Al igual que el caso anterior, las encuestadoras se equivocaron al creer que Hillary Clinton sería la vencedora. Los mercados de acciones estadounidenses, esta vez, reaccionaron favorablemente a la noticia, cerrando en promedio un 1,5% arriba. Este episodio fue el detonante de un período que se ha mantenido con tendencia al alza, al menos hasta principios del mes de marzo de 2017.

Comportamiento_de_los_mercados

El mercado mundial de bonos, por su parte, sufrió en ese momento una disminución de más de un billón de dólares en su valor agregado, siendo la segunda caída más importante en dos décadas. Esto como respuesta al discurso de precandidatura de Trump acerca de los estímulos fiscales para incentivar a las empresas privadas. Cabe acotar que dichos estímulos, tales como el gasto público, generan presión inflacionaria que eventualmente se contrarresta con una suba de las tasas de interés, afectando inversamente el precio de los bonos.

En cuanto a los mercados emergentes, ellos fueron los más golpeados a nivel global, entre los cuales se destacó la deuda colombiana, mexicana y brasilera.

Es importante acotar que en este caso existieron otros factores, además de los económicos, que pudieron incidir en esta caída.

El tercer evento relevante que marcó el 2016, fue sin duda, el acuerdo de recorte de producción de los países de la OPEP y de algunos no OPEP que se llevó a cabo a finales del mes de noviembre, provocando un alza estrepitosa de los precios del barril de petrolero. A pesar de las dudas sobre el cumplimiento de estos acuerdos, el crudo logró romper la barrera de los 50 dólares por barril, manteniéndose en estos niveles hasta principios de marzo de 2017.

Finalmente, el 14 de diciembre se anunció la esperada y poco sorpresiva subida de las tasas de interés de la Reserva Federal de los EEUU (FED), la cual pasó de un rango de 0,25% – 0,50% a un rango de 0,5% – 0,75%.

Fue una noticia importante, dado que la FED no modificaba esta tasa desde diciembre del 2015, tras siete años de estar en mínimos históricos. Los mercados bursátiles, sin embargo, ya venían anticipando esta medida hace varios meses atrás, por lo que su reacción no causó mayor revuelo.

Pasado el 2016, se podría decir que el mercado empezó el 2017 en un modo risk-on, es decir, los agentes económicos sienten, a pesar de la incertidumbre que suponen los acontecimientos mencionados, que los niveles de riesgo son bajos y por tanto se muestran optimistas en sus inversiones.

¿Quién fue el gran ganador?

El sector financiero ha sido el gran protagonista de los últimos meses, estimulado por la victoria del presidente Donald Trump. El índice del sector financiero, ha registrado un aumento de 22,76% desde el día de la elección presidencial hasta el 28 de febrero de este año, y 39,72%  desde el primero de febrero de 2016.

Las medidas que apuntan a una desregulación del sistema bancario, planteadas por el nuevo presidente, así como la reducción de impuestos subida de tasas, son señales positivas para la banca. Las acciones de los bancos más importantes de Estados Unidos han subido considerablemente: Bank of America (+45,09%), JPMorgan (+29,40%) y Wells Fargo (+27,1%).

La_banca_es_la_ganadora

La ley Dodd–Frank, se encuentra entre los principales temas a tratar en el nuevo gobierno; según Trump este tipo de leyes frena la inversión, la misma, obliga a los grandes bancos a someterse anualmente a tests que miden su resistencia ante crisis financieras, restringiendo a la banca.

Y mientras tanto ¿qué pasó con la deuda Venezolana?

En el primer trimestre de 2016, PDVSA y Venezuela atravesaban uno de los choques externos más fuertes de su historia: la caída de los precios de petróleo. La cesta petrolera venezolana llegó a cotizarse en 21,53 $/barril el 22 de enero, 62% menos en relación a los precios de mediados de 2015. En adición la República debía pagar, por concepto de capital e intereses de bonos, 4.580 millones de dólares y PDVSA debía desembolsar cerca de 5.500.

A pesar de la volatilidad experimentada en los precios de los bonos, alrededor de sucesos como los bajos precios del petróleo y la operación del canje, los inversionistas se han mostrado optimistas acerca de la voluntad de pago de los emisores, sobre todo a inicios del 2017.

El bono ganador de estos meses es, sin duda, La Electricidad de Caracas, pues luego de que los inversores descifraron que los mayores retornos estaban en los bonos de corto plazo, los mismos se hicieron difíciles de conseguir impulsando a los inversionistas la búsqueda de otros papeles que no estaban en la mira. Al ser ELECAR una emisión pequeña, los precios son más sensibles a la entrada y salida de capitales.

La_electricidad_de_caracas