Todavía hay tiempo para los bulls, a pesar de cambios en la curva de rendimientos

Recientemente la curva de rendimientos de los instrumentos de deuda emitidos por el Tesoro americano se ha venido aplanando, lo que ha causado preocupación en algunos analistas, alegando que dichos cambios en la forma de la curva de rendimientos anteceden a una caída en los mercados financieros. No obstante, pareciera que eso está lejos de ocurrir.

11 mayo, 2018

Boungy

Escrito por

Arturo Pineda
Categorías: Bonos, EEUU, Mercados, Regiones

Aplanamiento vs inversión de la curva

Cuando un inversionista obtiene un mayor rendimiento por la compra de notas del Tesoro con vencimiento a 2 años comparado con el rendimiento obtenido por la compra de bonos del Tesoro con vencimiento a 30 años, entonces se dice que la curva de rendimientos se ha invertido, lo que en los últimos 40 años ha sido el preludio a una caída abrupta en los mercados financieros.

Esto es precisamente lo que algunos analistas temen que pase dado el reciente aplanamiento de la curva de rendimientos, intuyendo que estamos mas cerca de una eventual inversión. Sin embargo, un aplanamiento de la curva no necesariamente antecede a una inmediata inversión de la curva. Y más importante aún, una inversión de la curva, no antecede a un inmediato colapso en los mercados.

¿Qué factores han aplanado la curva de rendimientos?

Pareciera que hay tres factores que han contribuido al aplanamiento de la curva: crecientes emisiones de deuda a corto plazo, menores presiones inflacionarias y alta demanda por deuda a largo plazo.

La creciente emisión de deuda para cubrir un creciente déficit fiscal por parte del Tesoro americano ha estado concentrada en deuda a corto plazo, incrementando los rendimientos de instrumentos de deuda emitidos a corta temporalidad.

Por otro lado, los recientes reportes de inflación, alcanzando niveles por debajo a los esperados, aunado a una política monetaria restrictiva de la FED, han hecho que las primas de riesgo por inflación de los bonos a largo plazo caigan, contribuyendo a que el rendimiento de dichos bonos disminuya, presionado también por una robusta demanda y poca oferta de dichos bonos.

Rezago entre inversión de la curva y caída en los mercados

En un estudio publicado por Ben Carlson de Bloomberg, en el que estudia las cinco recesiones que han ocurrido durante los últimos 45 años, se indica que en promedio los mercados financieros han tardado 17 meses en colapsar desde que la curva de rendimientos se invierte. Por lo tanto, pareciera que todavía los bulls tienen suficiente tiempo para obtener rendimientos en los mercados financieros, antes de que éstos eventualmente colapsen.