Salario legal: ¿Qué se vislumbra para los próximos 4 meses?

31 agosto, 2016

Boungy

Un Nuevo Aumento Salarial

El 12 de agosto, el Presidente Maduro anunció un aumento del 50% al salario mínimo, con lo que la cifra alcanza los Bs. 22.576,50 mensuales. Este aumento, sin embargo, no es sino la punta del iceberg, ya que viene acompañado de un aumento 128,57% al bono de alimentación.

Al tomar ambos aumentos en conjunto, el “ingreso mínimo legal” (término usado por los representantes del gobierno) se incrementó en 93,41%. Esta cifra es de gran importancia por su magnitud, pero también por la forma como encaja en la estrategia salarial que ha desarrollado el gobierno venezolano.

A continuación, algunas claves de importancia para entender el aumento y esbozar perspectivas para los meses finales del año.

Tercer aumento del año y restan cuatro meses

En el 2014, el sueldo mínimo fue incrementado en 3 oportunidades y el bono de alimentación 2 veces. El año siguiente marcó un giro agresivo en la política salarial; en el 2015 se realizaron 4 aumentos al salario mínimo y 2 al bono de alimentación (uno de los cuales fue el impresionante 185%).
Todo indica a que esta agresividad que ha surgido de la mano de la aceleración de la inflación, se prolongará en el 2016. En los 8 meses que han transcurrido, se han realizado 3 incrementos al salario, en conjunto con 3 subidas al bono de alimentación.
El aumento de agosto deja 4 meses para otra modificación salarial. Esta se hará necesario ante la inflación, que no da signos de desacelerarse.

Aumento_salarial_alimentacion

Más bono de alimentación y menos salario

El segundo punto a considerar es la estrategia de dar mayor peso al bono de alimentación a expensas del salario propiamente dicho. El objetivo claro de esta política es tratar de preservar el poder adquisitivo de la población minimizando el impacto de estos aumentos sobre las utilidades que deben otorgar las compañías.

salario_bono_alimentacion_2014_2016

La estrategia se inició en marzo del 2016, cuando el bono de alimentación (en ese momento era de Bs. 13.275) superó por primera vez al salario mínimo (Bs. 11.578). A partir de la fecha, la diferencia entre ambos rubros remunerativos ha continuado agrandándose en favor del suplemento.

desglose_salario_minimos_legal

 

Como consecuencia, el bono de alimentación ha pasado de representar el 25% del ingreso mínimo legal en enero del 2014, a 65% del mismo en agosto del año en curso.

El salario real y sus niveles de referencia

La periodicidad y magnitud de los aumentos han estado ligadas a la inflación. El objetivo aparente ha sido mantener el crecimiento del salario lo más apegado posible al crecimiento de los precios, de modo que los salarios reales alcancen mayor poder adquisitivo.

inflación_ingreso_minimo_legal

Hasta febrero del 2015, el gobierno nacional había logrado que los aumentos del ingreso mínimo legal superaran a la inflación acumulada. A partir de dicha fecha no pudieron mantener esta relación.

En este sentido podemos notar dos períodos de referencia en la política salarial venezolana: antes y después de julio del 2015.

evolucion_ingreso_minimo_real

Entre enero del 2014 y julio de 2015 los aumentos salariales compensaban la inflación de modo que el nivel real de esta variable (es decir, su valor tomando en cuenta la inflación) se mantuviera aproximadamente al nivel de enero de 2014. En términos más numéricos, cada incremento remunerativo buscaba que el salario real no fuera menor al 90% del salario mínimo registrado en enero de 2014.
En julio del 2015, la inflación cruzó la barrera del 10% mensual, y la referencia salarial usada hasta este punto se hizo insostenible. Para dicha fecha, el salario real representaba aproximadamente 80% de aquel registrado en enero de 2014, y los aumentos sucesivos han buscado mantener este nivel (el incremento de agosto lleva el ingreso mínimo legal real a 79% del registrado en enero de 2014, con lo que se mantiene el punto de referencia marcado por julio de 2015).

¿Y……para los cuatro meses restantes?

En primera instancia es importante dejar claro los supuestos del escenario.
Se asume que la inflación se mantenga en 19,25% mensual, valor que ha sido el promedio de 2016. Este supuesto puede ser demasiado optimista, ya que la inflación de los últimos meses ha mostrado una aceleración (de acuerdo a cifras extraoficiales de BCV reveladas previamente en la prensa nacional).
De darse este escenario, la inflación cerraría el año en 725%. De no realizarse ningún aumento en los 4 meses restantes, en diciembre el salario mínimo real caería a 18% de su valor de enero de 2014. El ingreso mínimo legal, a su vez, caería a 39,19%. Ya que la referencia observada para los últimos meses ha sido de 80% para el ingreso mínimo legal, esta proyección nos lleva a pensar que otro aumento será realizado, y la periodicidad histórica de los mismos nos sugiere octubre o noviembre como objetivos.
En caso de realizarse el aumento en noviembre, se haría necesario un aumento del 75% en el ingreso mínimo legal. Este puede descomponerse de varias formas, pero una posibilidad es un aumento del salario mínimo de 30% y del bono de alimentación de 100%. Estos aumentos, por supuesto, tendrían que ser mayores en caso de que la inflación de los últimos cuatro meses supere el 19,25% mensual.

Se puede esperar que se realice un aumento salarial adicional en los últimos 4 meses del año, que este se aproxime a compensar la inflación de modo que el ingreso mínimo legal real se mantenga en un nivel cercano al actual y que el aumento se descomponga dando mayor peso al bono de alimentación.

Etiquetas: ,