La siguiente reestructuración de Trump: El acuerdo nuclear con Irán

Se le acaba el tiempo a Trump para decidir si sigue adelante con el acuerdo nuclear con Irán o si impondrá sanciones. Dicha decisión no solo impactará a la economía de la nación árabe, sino también afectará a empresas, países y al mercado petrolero.

7 mayo, 2018

Boungy

“El peor negocio de todos”, fue la frase empleada por el Presidente estadounidense, Donald Trump, al momento de demostrar su descontento hacía el acuerdo nuclear pactado en 2015 entre Irán y Estados Unidos (EEUU) junto a las demás potencias.

Desde que Trump llegó al poder decidió realizar muchas modificaciones en la política y economía de EEUU, al igual que revisar los acuerdos que se habían firmado en los años previos. Uno de los convenios a los cuales el mandatario ha prestado gran atención ha sido el acuerdo nuclear con Irán, dado que considera que este solo ha restringido las actividades nucleares del país por un corto periodo de tiempo. Dicha limitante del pacto es lo que ha hecho que el presidente considere retirarse del acuerdo con la nación árabe.

La firma del acuerdo

En septiembre de 2005, Estados Unidos y la Unión Europea junto a la ONU decidieron emplear sanciones contra Irán cuando el Organismo Internacional de Energía Atómica (OEIA) informó que dicha nación había incumplido con los términos estipulados en el Tratado de No Proliferación Nuclear al contar con un programa para el desarrollo de energía atómica secreto.

Después de 10 años, en julio de 2015 se levantaron las sanciones impuestas a Irán tras el comunicado del OEIA en el cual informaba que la nación iraní había cumplido con todos los requisitos necesarios para llevar a cabo el acuerdo nuclear. Dicho convenio fue firmado entre Irán y el conocido Grupo P5+1, conformado por EEUU, Francia, Rusia, Reino Unido, Alemania y China, y en el cual Irán se comprometía a limitar su programa y usar la energía nuclear solo para fines pacíficos y no para desarrollar armas nucleares.

Con la firma de este tratado Irán podía incrementar sus ventas de petróleo, el cual representa el 75% de sus exportaciones y la principal fuente de entradas de dinero de la nación. Las sanciones le costaron al Gobierno iraní más de $160.000 millones en ingresos de la actividad petrolera entre los años 2012 y 2016 solamente. Cabe mencionar que durante estos años el crudo experimentó los niveles más altos registrados al superar la barrera de los $100 por barril, un boom en el mercado petrolero que la nación no pudo aprovechar por las sanciones.

Efecto del convenio en la economía iraní                 

Una vez entrado en vigor el acuerdo en enero de 2016, la recuperación de la economía de la nación árabe entró en marcha, pues en dicho año experimentó un crecimiento de 12,5%, muy por encima del 4,9% que registró la región. Este abrupto crecimiento se debe al levantamiento de las sanciones, ya que al depender en tal medida de las exportaciones del crudo, la economía del país no iba a poder avanzar hasta que pudiera aumentar la producción y exportación del commodity. La producción de petróleo de Irán incrementó 23,9% entre el 2015 y 2016, llegando a alcanzar los 3,52 millones de barriles por día (bpd) en dicho último año. En cuanto a las exportaciones de crudo, estas fueron de la mano con la producción, al registrar un alza de 48,12% en el 2016, y contando con un envío de 2,15 millones de bpd al extranjero.

Impacto en el mercado petrolero

El mercado petrolero ha estado a la expectativa en los últimos días ante lo que podría pasar en torno al acuerdo nuclear. Si Trump decidiera romper el convenio y aplicar sanciones, la producción de la nación árabe disminuiría hasta 500.000 bpd en el 2018, y 700.000 bpd el próximo año, según expresó Fereidun Fesharaki, Presidente de la consultora energética FGE. Esta caída en su producción de crudo llevaría a que la oferta mundial también disminuyera y se traduciría en un incremento del precio del oro negro.

Estos posibles escenarios han generado fuertes variaciones en el precio del crudo. El pasado 24/04 el WTI y el Brent experimentaron una caída de 1,37% y 1,14%, respectivamente tras la visita del Presidente de Francia, Emmanuel Macron, a la casa blanca. Durante este encuentro, Macro, propuso renegociar el pacto con la nación iraní, todo con el propósito de lograr mantener a Estados Unidos en el acuerdo. “Esta es la única forma de lograr la estabilidad”, afirmó el presidente francés sobre la propuesta de un nuevo convenio.

El 01/05 se registró otra abrupta caída del precio del commodity, la cual fue de 1,80% y 1,18% para el WTI y Brent. Este retroceso se debió a la acusación del Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu, de que la nación iraní había mentido sobre la existencia de un programa de armas nucleares, además de afirmar que su Gobierno poseía evidencia que probaba dicho desacato.

¿Cómo afectarían las sanciones a las demás naciones y compañías?

Este año el Gobierno iraní firmó su segundo convenio desde que se estableció el acuerdo. Con este autorizaba a las petroleras extranjeras Zarubezhneft y Dana Energy a participar en la explotación de dos campos petroleros, lo cual le permitiría al Estado percibir $4 mil millones por la producción en dichos campos. Sin embargo, de concretarse las sanciones por parte de la primera economía del mundo, las compañías podrían decidir cancelar o postergar los proyectos con el propósito de evitar generar conflictos con la nación americana.

La tensión en torno a Irán ha llegado a afectar a otras naciones, dado que a finales de abril el Gobierno de Irak llevó a cabo la subasta de 11 campos petroleros, pero desafortunadamente no todos recibieron una oferta de las compañías. El director general de los contratos petroleros y licencias de Irak, Abdul Mahdy Al Ameedi, afirmó que los campos que no recibieron una oferta se encuentran en las fronteras con Irán y Kuwait, y que la amenaza ante la imposición de sanciones a Irán, pudieron haber afectado la licitación.

Nada de negociaciones

Estas dos últimas semanas el mercado se ha tenido que enfrentar a una gran tensión e incertidumbre que gira en torno a una interrogante: ¿seguirá Estados Unidos adelante con el acuerdo nuclear con Irán, o decidirá imponer sanciones?

Desde inicios de la semana pasada, tanto Macron, como la Canciller alemana, Angela Merkel, decidieron reunirse con Trump para tratar de convencer al mismo de permanecer en el convenio con el país árabe. Tales intentos lograron que Trump flexibilizara un poco, y accediera a no imponer sanciones si se lograba reestructurar el convenio y corregir “las terribles fallas”.

Pero el pasado jueves 03/05, el Ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohammad Javad Zarif, expresó que la nación iraní no estaba dispuesta a renegociar el acuerdo. El consejero del Líder Supremo de Irán, Ali Akbar Velayati, también emitió unos comentarios al respecto, “Irán está comprometido con el acuerdo nuclear, pero si Estados Unidos se retira del acuerdo, nosotros tampoco permaneceremos”.

Se acaba el tiempo para las negociaciones, dado que Trump tiene hasta el próximo sábado 12/05 para decidir cuál acción tomará en referencia al acuerdo nuclear con Irán. De llevarse a cabo las sanciones la situación económica de Irán volvería a agravarse, llevando a que experimentara un crecimiento mucho menor al 3,40 proyectado por el Fondo Monetario Internacional para el 2018.

Etiquetas: