Fondo Soberano de Riqueza. Una oportunidad perdida?

FEM ¿Estabilizador macroeconómico? El Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM) de Venezuela, es un Fondo Soberano de Riqueza (FSR), el cual ha fallado en su misión de estabilizar la economía cuando los precios del crudo caen, de esta manera evitar que el choque externo de la baja cotización del petróleo afecte de manera negativa las variables […]

22 agosto, 2017

Escrito por

Andrés RangelAndrés Rangel
Categorías: Europa, Petróleo, Venezuela

FEM ¿Estabilizador macroeconómico?

El Fondo de Estabilización Macroeconómica (FEM) de Venezuela, es un Fondo Soberano de Riqueza (FSR), el cual ha fallado en su misión de estabilizar la economía cuando los precios del crudo caen, de esta manera evitar que el choque externo de la baja cotización del petróleo afecte de manera negativa las variables macroeconómicas del país.

El fondo fue creado con el objetivo de evitar que las variaciones del ingreso petrolero afectaran el equilibrio cambiario, fiscal y monetario. Las contribuciones al FEM dependen de la existencia de un superávit fiscal, lo que indica que las transferencias al fondo serán nulas en la medida en que persista el déficit.

La acumulación inicial del FEM estuvo acompañada de mayor endeudamiento por parte del ejecutivo, es decir se ahorró en el fondo cuando no se debía y se gastó lo ahorrado cuando se debió ahorrar. Por esta razón, el FEM resultó un fondo de comportamiento pro cíclico, inverso al objetivo de su creación.

¿Que son los Fondos Soberanos de Riquezas?

Un Fondo Soberano de Riqueza es un fondo de inversiones perteneciente al estado, que se establece a partir de los excedentes de la balanza de pagos, operaciones oficiales en divisas, privatizaciones de empresas, transferencias gubernamentales, excedentes fiscales e ingresos provenientes de la exportación de materias primas.

Un FSR tiene los siguientes objetivos: Proteger y estabilizar el presupuesto y la economía de la volatilidad en los ingresos por exportaciones, diversificar las fuentes de ingresos de las exportaciones de materias primas no renovables, ayudar a las autoridades monetarias a absorber liquidez monetaria excedente, aumentar los ahorros para generaciones futuras, financiar el desarrollo económico y social y mantener el crecimiento sostenido del capital ahorrado.

Pésima gerencia del petróleo

Venezuela, a pesar de tener las reservas de petróleo probadas más grandes del mundo, la economía está en crisis y el país está atrapado por el caos. Los gerentes de la nación, Presidente y asesores, no han implementado políticas de ahorro de la renta petrolera en momentos en que el precio del crudo ha sido alto.

Cuando la cotización del petróleo cayó precipitadamente en 2014, se redujo el ingreso de moneda extranjera o divisas en el país y al no tener una economía diversificada, le fue difícil al país hacer frente al choque externo. Sin este dinero, Venezuela ha sido incapaz de impulsar la compañía petrolera nacional del país (PDVSA), los programas sociales y subsidios que apoyan al gobierno en ejercicio.

Mientras que el petróleo juega un papel importante en la tragedia de Venezuela, y la mayoría está de acuerdo en que las políticas del presidente Nicolás Maduro han exacerbado la situación, la experiencia de otro estado rico en petróleo, Noruega, sugiere que los problemas no son tanto de petróleo, una compañía petrolera nacional, o políticas de apoyo social, sino de malas prácticas gerenciales. Noruega ha sabido aprovechar los altos precios del petróleo, ya que poseen el mayor Fondo Soberano de Riqueza del mundo, en el cual depositan los excedentes del ingreso por la venta de crudo.

Para los países que dependen en gran medida de la producción de petróleo, una caída abrupta en los precios del crudo induce la reducción del crecimiento económico, el aumento del déficit presupuestario, un mayor déficit comercial, un mayor riesgo financiero y la inestabilidad macroeconómica. Para protegerse de estas amenazas, los hacedores de políticas públicas deben asegurarse que la economía no dependa en exceso de ese recurso natural y acumular recursos financieros que puedan ser usados cuando los precios caen mediante un Fondo Soberano de Riqueza.

Noruega: Brillante en la administración del ingreso petrolero

En la reciente caída de los precios del crudo, Noruega, evidencio una fuerte pérdida del valor de su moneda, la Corona. Esto tuvo un efecto inmediato en el sector exportador noruego, cuyos precios se hicieron más competitivos en los mercados internacionales. Los factores como el capital y la mano de obra fluyeron hacia estos mercados de exportación en crecimiento. Por lo tanto, la devaluación de la Corona les dio un impulso a esos sectores no petroleros.

Además, el país nórdico ha acumulado una fortuna en su Fondo Soberano de Riqueza a partir del ingreso petrolero, llamado Fondo de Pensiones del Gobierno. El fondo maneja 922.000 millones de dólares y es el más grande del mundo. Este fondo le permitió hacer frente a los bajos precios del crudo desde 2014.

El fondo invierte los ingresos provenientes de la producción de petróleo y gas para futuras generaciones. Desde su creación en 1998, los retornos anuales netos de las inversiones del fondo han sido de 3,79%, por debajo de su objetivo de 4%. Además, ha evidenciado un crecimiento abismal, ya que los 922.000 millones de dólares que maneja equivalen a 2,5 veces el tamaño de la economía noruega. El Fondo es administrado por una unidad especial del Banco Central de Noruega, llamada Norges Bank Investment Management, y está bajo estricto control del parlamento.

Venezuela no ahorró cuando tuvo la oportunidad de hacerlo.