Febrero: el genio de la volatilidad ha salido de la botella

Febrero ha sacado al genio de la volatilidad de la botella, trayéndolo a un mercado donde las especulaciones sobre la rapidez de los ajustes monetarios de la FED han colaborado a las turbulencias de los índices accionarios, el incremento en los rendimientos de los bonos de EEUU y la apreciación del dólar.

5 marzo, 2018

Febrero ha sacado al genio de la volatilidad de la botella, trayéndolo a un mercado en donde las especulaciones entorno a la rapidez de los ajustes monetarios de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), han colaborado a las turbulencias de los índices accionarios, el incremento en los rendimientos de los bonos estadounidenses, el fortalecimiento del índice dólar y el debilitamiento del oro.

El genio ya ha salido, pero ¿por cuánto tiempo estará afuera?

El segundo mes del 2018 fue testigo de la fuerte sacudida que sufrieron los índices accionarios estadounidenses, siendo que en su peor punto el Down Jones, el S&P500 y el Nasdaq se desplomaron en más de un 4% tan solo en un día, y aunque la bolsa mostró avances fue inevitable que estos cerrarán febrero con pérdidas de 4,42%, 3,29% y 1,51% respectivamente.

Las últimas declaraciones del presidente de la FED han colaborado en parte a la caída de la acciones, pues la cabeza de la máxima autoridad monetaria de EEUU ha planteado la posibilidad de ver cuatro alzas en los tipos de interés durante este año, dado que los datos de inflación han comenzado acercarse a la meta oficial, a la vez que la economía del país ha mostrado signos de fortaleza dentro de un ámbito en donde los recortes de impuestos han impulsado los niveles de gastos y los subsidios por desempleo han caído recientemente a su nivel más bajo desde 1969.

Dada la volatilidad del mercado, Ryan Detrick, estratega senior de mercado de LPL Financial, ha mencionado que los meses de marzo y abril han sido históricamente fuertes para las acciones, ya que después entran en un periodo de debilidad que se extiende entre mayo y octubre.

Con el genio afuera y cuatro posibles alzas de los tipos, el rendimiento de los bonos ha aumentado y el dólar se ha fortalecido

Con las especulaciones girando sobre el número de veces que la FED subirá sus tipos de interés y una alta probabilidad (87%) de ver la primera de estas en la próxima reunión de marzo, los rendimientos de los instrumentos de deuda estadounidenses con vencimientos comprendidos entre 1 mes y 3 años alcanzaron el pasado 27 de febrero sus rendimientos más altos de la última década.

Por su parte, los bonos de más larga duración como el de 10 años, han visto como su rendimiento ha pasado, solo en febrero, de un 2,78% hasta 2,86%. Ahora si el alza no parece leve, hay que tener en cuenta que a comienzos de diciembre este rondaba el 2,40%.

En esta misma línea, el director de investigación de FBB Capital Partner, Mike Bailey, mencionó que la sugerencia de Powell (presidente de la FED) de cuatro alzas de tasas en lugar de tres y en el margen, es un poco mejor si lo que se busca son rendimientos más altos y un poco peor para muchas acciones.

Por otro lado, el billete verde se ha fortalecido frente a sus pares, siendo que el índice dólar terminó febrero por encima de los 90 puntos (pts). Asimismo, la moneda estadounidense se apreció un 3,54% frente la libra esterlina cerrando el mes en 1,376 dólares por libra, mientras que frente al euro avanzó un 2,55% transándose en 1,219 dólares por euro.

El precio del oro se comportó como una montaña rusa en febrero, terminando con pérdidas

El avance del dólar y el incremento de los rendimientos de la deuda de Estados Unidos le han pasado factura al oro, dado que la moneda presenta un correlación negativa con el metal precioso, mientras que el alza en los yields de los instrumentos de la primera economía del mundo incrementan el costo de oportunidad de tener el oro como un activo.

En febrero el precio del oro se comportó como una montaña rusa abriendo el mes en $1.348,79 por onza y cerrándolo en unos $1.318,31 por onza, es decir, una pérdida de 2,25%. Hacia finales del mes el metal precioso cayó por breves momentos a su nivel más bajo en lo que va de 2018 al tocar los $1.306,7 por onza. Por otro lado, a mitad del mes este llego su nivel más alto desde finales de enero al reportarse en $1.353 por onza.