El primer trimestre de 2018 verá menos ingresos petroleros

En el primer trimestre de 2018 los ingresos percibidos por la venta de crudo a Estados Unidos descenderán en comparación al mismo periodo de 2017, en medio del creciente deterioro que ha sufrido la industria petrolera nacional y la grave situación económica que atraviesa el país.

29 diciembre, 2017

Boungy

En el primer trimestre de 2018 los ingresos percibidos por la venta de crudo a Estados Unidos descenderán en comparación al mismo periodo de 2017, en medio del creciente deterioro que ha sufrido la industria petrolera nacional y la grave situación económica que atraviesa el país.

Tomando en cuenta los datos de la Agencia de Información de Energía (EIA) de EEUU y las cifras publicadas por el Ministerio de Petroleó y Minería de Venezuela, se conoce por los momentos, que los ingresos por la venta de crudo a la primera economía del mundo ascenderán a un aproximado de $2.266,1 millones en el primer trimestre de 2018, lo que representa $447,7 millones menos en comparación a los $2.713,9 millones reportados en 2017.

Aunque los envíos de crudo de la última semana de diciembre no se conocerán hasta el próximo jueves 04/12, no hay indicios de que estos superen la brecha restante de $447,7 millones, dado que a los precios actuales esto correspondería al envió de más de 1,1 millones de barriles por día solo en esa semana, cifra la cual es poco probable dada la actual situación por la que atraviesa PDVSA.

La caída en los ingresos no se ha generado por un descenso en el nivel de precios del oro negro, pues los dólares percibidos a principios de 2017 provinieron de un barril de crudo que rondaba entre los $39 y $45. Por su parte, las divisas que entrarán en los tres primeros meses de 2018 se cuentan con un barril de crudo mayor cotizado entre $49 y $56.

Dado la anterior y conociendo que las ventas de petróleo a EEUU se realizan bajo contratos de 3 meses, tenemos que la reducción en los ingresos ha venido de la mano con una caída en los envíos, pues al comparar el total por mes tenemos que los ingresos que entrarán entre enero y marzo de 2018 vienen de la venta de un total de 42.035 barriles, lo que se traduce en 22.974 barriles menos frente al mismo periodo de 2017.

Esta caída es alarmante no solo por el deterioro de la estructura productiva de PDVSA, sino también porque estas ventas son las más liquidas que tiene la estatal si las comparamos con sus envíos a Petrocaribe y a Cuba. Además se debe tener en cuenta que parte de la producción se tiene comprometida en convenios energéticos con China, lo cual reduce el número de barriles que tienen el potencial de generar ingresos líquidos.