Ajedrez Geopolítico: Renovación de sanciones

El gobierno de Estados Unidos ha renovado las sanciones económicas a Rusia. ¿Se repetirá la historia con Venezuela?. Situación económica venezolana pone a La Casa Blanca a plantearse formas alternativas para presionar por un cambio político en Venezuela.

1 agosto, 2017

Las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea a Rusia han causado grandes controversias dado el papel que actualmente cumple en el abastecimiento energético de la Unión Europea, un ejemplo de ello es el destino de la construcción de Nord Stream 2, el gasoducto de 10.000 millones de euros entre Rusia y Alemania, proyecto que lleva a cabo la empresa Rusa Gazprom con financiamiento de empresas europeas y que han generado un vuelco en la posición de la Unión Europea frente al futuro de las sanciones por parte de la casa blanca en resguardo de los intereses económicos de la Unión Europea.

¿Cómo afectó a Rusia sanciones del 2014?

El PIB de Rusia se contrajo 2,83% en 2015 y para 2016 la contracción fue de 0,24%. En 2015, el déficit público creció en 3,38% del PIB, y en 2016 se incrementó en la misma proporción. Para equilibrar las finanzas públicas, el gobierno privatizó una parte de la empresa estatal Rosneft, el principal productor de crudo del país y el rublo ruso se depreció considerablemente debido a una fuga masiva de capitales, perdiendo fuerza frente al dólar estadounidense en 68,86% durante 2015 y 75,46% en 2016.

Sin embargo, la posición del Kremlin ante la situación fue mantener los niveles de exportación del crudo incluso reduciendo en un 5% la demanda interna que aunado al embargo Saudí le sirvió para escalar en sus relaciones comerciales con China e India, estrechar las relaciones Rosneft-Glencore uno de los principales traders de comodities del mundo.

ExxonMobil ha sido el más afectado por las sanciones. En marzo de 2015, el entonces CEO Rex Tillerson, estimó pérdidas potenciales aproximadamente en $1.000 millones. Exxon se vio obligado a retirarse de su cooperación con Rosneft en el proyecto Pobeda en el Mar de Kara en el ártico. Otras áreas de cooperación entre Exxon y Rosneft no se han visto afectadas por las sanciones, incluido el proyecto Sakhalin 1 en el Lejano Oriente de Rusia.

“Existen lazos desde hace varios años entre PDVSA y Rosneft, a través de la participación en varios bloques de la Faja del Orinoco. Rosneft supera los 150 billones de barriles de reservas en Venezuela”

¿Se repetirá la historia con Venezuela?

La situación con Venezuela es distinta, ya que el 95% de las divisas que ingresan al país provienen del mercado petrolero y Estados Unidos junto con India, son de los pocos clientes que pagan la mayor parte en efectivo y se exportan aproximadamente 780.000 barriles diarios a Estados Unidos lo que haría más vulnerable la posición venezolana recordando la elevada dependencia económica del mercado petrolero. Los efectos económicos de la caída de los precios del petróleo así como el mal manejo de la economía nacional has causado efectos similares o incluso más profundos a los vividos por países sancionados como Rusia e Irán. Situación que ha llevado al gobierno de Estados Unidos a profundizar en las sanciones individuales a personas clave del gobierno incluyendo al presidente Nicolas Maduro quien ahora forma parte de la “Lista Clinton” donde comparte posición junto a  Kim Jong-un y Bashar al-Asad.

Venezuela: ¿Efectos sin sanciones?

Desde 2014 la economía venezolana comenzó a contraerse gran parte por la caída de los precios del crudo en el mercado mundial, aspecto que confluyó en la fuerte recesión económica actual, comportamiento macroeconómico similar al ruso aunque más acentuado en este caso sin las sanciones.

Por otra parte las relaciones comerciales con Estados Unidos las exportaciones hacia Venezuela han caído 48,48% aproximadamente desde 2007 hasta 2016, durante este periodo de tiempo alcanzaron un máximo en 2012 de USD $175.170 millones, año donde inicia una progresiva reducción de las exportaciones, dos años antes de la caída de los precios del petróleo, cerrando el 2016 con USD $52.550 millones.

Las Importaciones desde Venezuela han presentado el mismo comportamiento un decrecimiento promedio de 72,11% alcanzando un máximo en 2008 con USD $526.112 millones, el mismo comportamiento de las importaciones petroleras las cuales se han reducido de USD $500.332 millones en 2008 a USD $109.225 en 2016.Para este año los envíos de crudo han estado en promedio alrededor de 800 mil barriles diarios los cuales representan 49,1% de los envíos generadores de caja.

Entonces si la recesión venezolana actual no ha sido suficiente presión para generar un cambio político, pone a la Casa Blanca a considerar estrategias distintas para generar presión. Luego de la consulta popular del pasado 16/07 el presidente Trump comunicó que Estados Unidos tomará fuertes y drásticas sanciones económicas contra Venezuela de imponer la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) propuesta por el presidente Maduro.

Desde entonces se ha trabajado en agrandar la robusta lista de funcionarios venezolanos sancionados por violación de derechos humanos, dentro de las acciones individuales y abre la posibilidad de suspender total o parcialmente las compras de crudo venezolano.

¿Posible Escenario?

Los contratos petroleros con Estados Unidos tienen plazo de 90 días, por lo que los efectos de ingresos cero se harían llegar para Noviembre donde se vería afectada la capacidad de pago del gobierno para enfrentar el vencimiento del bono PDVSA 2017 situación que acentuaría el déficit venezolano, causando estragos en el mercado ante posible incumplimiento de pago, de igual manera es importante resaltar la posibilidad que muchos países y empresas respalden las sanciones impuestas, lo que dificultaría redireccionar estos envíos a otros países con capacidad de procesar petróleo con las características del venezolano y la caída de las importaciones acentuaría la crisis humanitaria que ya vive Venezuela.

Traders como Glencore podrían tratar de reubicar los envíos al mercado asiático, a corto plazo los precios del crudo aumentarían y el impacto en la economía americana sería bajo y voceros de la administración americana han expresado estar preparado para enfrentar una suspensión total o parcial de los envíos de crudo venezolano, haciendo uso en corto plazo de las reservas estratégicas como lo hizo durante paro petrolero del 2002 y es posible sustituir en un mediano plazo las compras de petróleo venezolano con exportaciones desde Canadá con la reactivación de proyectos energéticos bilaterales entro otras opciones como incrementar compras a otros socios comerciales o al mercado spot.