A un mes del Brexit, ¿qué ha pasado en el mercado británico?

2 mayo, 2017

Hace exactamente un mes que el Reino Unido inició formalmente los trámites para abandonar la Unión Europea ¿qué ha pasado desde entonces?

El pasado 29 de marzo la primera ministra Theresa May, presentó ante el Consejo Europeo (CE) los documentos para activar el Brexit, la desincorporación de Reino Unido de la Unión Europea, de acuerdo a lo establecido en el artículo 50 del tratado de Lisboa.

La presentación de la carta al presidente del CE, Donald Tusk, constituye la petición formal de divorcio de una relación que duró 44 años, tal como fue decidido  mediante votación nacional nueve meses atrás.

De esta manera, se da inicio al proceso que durará alrededor de dos años, tiempo durante el cual se llevará a cabo la negociación de los acuerdos de salida.

El comportamiento de la libra esterlina presentó poca vida durante el mes de abril y más bien evolucionó de forma muy similar al euro durante la mayor parte del mes (cotizaciones frente al dólar). Lo mismo puede decirse de las acciones británicas y en ambos casos marcó la pauta para el resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales efectuadas en Francia el pasado 23 de abril.

De hecho, la reacción de los mercados a la invocación del artículo 50 fue ligera. Las acciones británicas medidas por el FTSE 100 aumentaron 0,41%, por encima del mercado europeo. El impulso extra vino dado por la debilidad en la libra esterlina que cayó a 1.243 (dólares por libra), una pérdida de 0.13%.

El comportamiento inverso entre uno y otro se debe en gran medida a que alrededor del 70% de los ingresos obtenidos por las empresas componentes del FTSE 100 se obtienen en el extranjero, lo que significa que las mismas ganan más dinero cuando la libra esterlina es débil y menos cuando es fuerte.

Más adelante, el 11 de abril la libra experimentó un importante incremento de 0,61% luego de la publicación de la data de inflación del mes de marzo, que se mostró sin variación respecto a la medición de febrero. El aumento de los precios entre marzo de 2016 y 2017 fue de 2,3%, por encima del objetivo del banco central de 2% y el máximo nivel de esta tasa desde septiembre de 2013.

Sin embargo, el salto extraordinario de la libra se dio unos días después tras el anuncio sorpresivo por parte de Theresa May de convocar a unas elecciones generales de forma anticipada.

El 18 de abril, en una jornada particularmente volátil, la libra subió 2,20% interdía, rompiendo la línea de 1,27 vista como resistencia y sobre la cual se ha mantenido desde entonces, acumulando una ganancia de 3,21% durante abril.

De forma inversa a la libra, el FTSE 100 mostró su peor día desde la votación del Brexit al caer 2,46%, mostrando su tendiente comportamiento opuesto a dicha moneda.

Esto, sumado a la pérdida del siguiente día, llevó al mercado accionario a un escenario de pérdida neta en el año, pues el cierre estuvo por debajo del inicio de año (7.114,55 puntos).

De acuerdo con las declaraciones de la primera ministra (PM), una elección es necesaria para asegurar la unidad política y el apoyo a su plan de Brexit. El debate sobre el cierre de las relaciones llevadas hasta el momento entre Reino Unido y la UE, así como de su futura relación, incluye acuerdos de tipo comercial, financiero, migratorio, derechos laborales, seguridad fronteriza, etc.

El principio común que dirigirá las negociaciones fue expresado explícitamente por la PM y es mantener las relaciones tan cercanas como sea posible.

Al abandonar el mercado único y la unión aduanera, la prioridad para Reino Unido es lograr un acuerdo de comercio ventajoso entre ambas partes, punto que figura como uno de los más complejos y al que los mercados prestarán más atención. Esto debido al establecimiento de nuevas tarifas y regulaciones que afectarán directamente a las empresas con vínculos desde y hacia el exterior.

Asimismo, los acuerdos de comercio bilateral con otros países se pondrán a la orden del día ante la ausencia de las limitaciones que imperaban bajo la membrecía en la EU. Sin embargo, se trata de acuerdos a largo plazo cuyos efectos no se espera que genere fluctuaciones desde un inicio.

La recuperación en el índice accionario llegó pronto, tras los resultados de la victoria de Emmanuel Macron en la primera ronda de las elecciones presidenciales de Francia, que propulsó al alza a los índices accionarios a nivel global, en especial en Europa.

El resultado fue percibido como positivo por los actores del mercado gracias a la posición pro-europea de Macron, candidato centrista, la cual disminuye los riesgos para la perduración de la Unión Europea. Efecto contrario hubiera sido el generado por una victoria de su contrincante de ultraderecha, Marine Le Pen, quien mantiene una posición claramente contraria al realizar un llamado de abandono de la Unión Europea.

 La fortaleza en la libra esterlina logró mantenerse gracias a la percepción optimista del mercado tras la publicación de la data de préstamos del gobierno, los cuales han caído hasta su nivel más bajo desde la crisis financiera global de 2008.

Respecto al crecimiento en la actividad económica en relación con el Brexit, existen dos lecturas. En primer lugar, las perspectivas de crecimiento para 2017 del Fondo Monetario Internacional (FMI) para Reino Unido fueron una vez más ajustadas al alza, gracias a una percepción de desempeño de la economía supuestamente mejor a lo esperado desde la votación. Así, tanto el FMI como la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR por sus siglas en inglés) prevén una expansión económica de 2% este año.

Sin embargo, el viernes pasado 28/04 la Oficina Nacional de Estadística (ONS) dio a conocer la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto durante el primer trimestre, la cual fue de sólo 0,3%, ligeramente por debajo de las expectativas de los analistas (0,4%) y significativamente menor al trimestre previo (0,7%).

Así, las cifras podrían sugerir que los efectos del Brexit han comenzado a sentirse en el Reino Unido, pues la caída que ha sufrido la libra esterlina desde la decisión de los británicos de separase de la unión europea ha impulsado los niveles de inflación y desacelerado el boom del consumo que había alimentado el desempeño económico en años anteriores.

De esta forma, los datos de han reflejado una expansión de 0,3% del PIB en los primeros tres meses de 2017, cifra menor al 0,7% del trimestre previo y el 0,4% esperado por el mercado.

La situación del mercado laboral es otra de las preocupaciones que se desprende de la salida de Reino Unido, a pesar de que el país se encuentra actualmente en niveles de récord histórico en empleo

La reflexión que salta a la luz tras este primer mes de Brexit, e incluso en los meses anteriores, desde la votación, es que la PM deberá aumentar los esfuerzos por mantener los negocios y a los consumidores tranquilos durante las conversaciones de Brexit.

Etiquetas: ,