Latinoamérica: 2018 será un año de crecimiento

El crecimiento del comercio mundial y el alza en los precios de las materias primas vaticinan un buen año para las economías latinoamericanas, aunque no para Venezuela, pues las fuertes distorsiones microeconómicos y los desequilibrios macroeconómicas que atraviesa la economía nacional apuntan a otro año de contracción en donde la inflación seguirá en aumento, así […]

28 enero, 2018

El crecimiento del comercio mundial y el alza en los precios de las materias primas vaticinan un buen año para las economías latinoamericanas, aunque no para Venezuela, pues las fuertes distorsiones microeconómicos y los desequilibrios macroeconómicas que atraviesa la economía nacional apuntan a otro año de contracción en donde la inflación seguirá en aumento, así como también el déficit fiscal y la pérdida de confianza en la moneda nacional.

Las económicas de la región apuntan a la recuperación

En los últimos cuatro años Venezuela no ha sido la única economía que ha atravesado por años difíciles, ya que Argentina y Brasil también han visto cómo su Producto Interno Bruto (PIB) se ha teñido de rojo al retroceder más de un 2%. A pesar de lo anterior, los gigantes sudamericanos han podido recuperarse y en conjunto con los demás miembros de la región avizoran años de crecimiento, mientras que Venezuela se presenta como la excepción de esta tendencia.

Según las últimas estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB de la nación caerá un 15% en el 2018 completando así su cuarto año consecutivo de contracción económica. Asimismo, para el 2019 las proyecciones tampoco apuntan a un desempeño optimista dado que se prevé un nuevo descenso de 6%.

Acompañado de la caída en los niveles de producción y exportación de crudo que se han presentado en los últimos años, el FMI espera que la inflación de 2018 deje muy atrás el 2.616% visto en 2017 pues los cálculos apuntan a un cifra alrededor del 13.000%.

Con estas cifra de 5 dígitos en adicción a la expuesta por la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional a comienzos de enero, Venezuela se ha quedado con el puesto número 42 dentro del ranking mundial de hiperinflación al haber registrado una inflación mensual pico de 84,6%. Aunque este resultado es sumamente preocupante para cualquier economía, la nación se encuentra muy por debajo del top 5 de las inflaciones (mensuales) históricas más elevadas exhibidas por Hungría, Zimbabue, Yugoslavia, la Republica Srpska y Alemania.

No todo son malas noticias

El buen desempeño de los mercados internacionales en conjunto con el alza de las materias primas impulsara el crecimiento de las economías de nuestra región. El FMI prevé que Perú lidere la expansión de este año al crecer un 4%, seguido de Chile y nuestro vecino Colombia con un 3% cada uno. Por detraes de estas países tenemos a Argentina (2,50%), México (2,30%), Ecuador (2,20%) y Brasil (1,90%).

Por otra parte, las proyecciones también apuntan a que Latinoamérica y el Caribe crecerán un 1,9% y 2,6% en 2018 y 2019 respectivamente, aunque si retiramos a Venezuela de la ecuación, las estimaciones mejoran a un 2,5% y 2,8%.

Las 3 economías sudamericanas que apuntan a ser la mejores del 2018

Perú, Chile y Colombia apuntan, por los momentos, a ser las mejores economías de Latinoamérica en 2018, según los datos publicados por el FMI.

Para el caso de Perú se anticipa un crecimiento de 4%, el cual debería estar sostenido por una amplia expansión de la demanda interna, siendo que el impulso fiscal planteado para este año será clave para alcanzar la meta de crecimiento. Por otra parten  los envíos al exterior seguirán solidos aunque su contribución será un poco modesta en relación a los últimos dos años.

Para Chile se proyecta que el PIB aumente un 3% apoyado por las expectativas de ver un alza en los precios del cobre y la mejora del sentimiento empresarial. Asimismo, en 2017 el principal producto de exportación chileno experimentó un alza de 32,24%, siendo que para el 2018 se espera que las cifras positivas persistan gracias a las expectativas de crecimiento entorno a China.

El gigante asiático consume cerda del 50% del cobre refinado del mercado mundial, por lo que la alta demanda de este mineral por parte de Pekín se traduce en buenas noticias para Chile, sobretodo si tomamos en cuenta que para este 2018 se prevé que China crezca un 6,6%.

A la par de Chile se encuentra Colombia cuyo crecimiento se ha comenzado a recuperar a medida de que los precios del oro negro han dejado atrás las caídas reportadas entre el 2014 y 2016, por lo que dentro de un escenario que apunta a una mejora del comercio mundial y el alza en los precios de la energía, se espera que la economía de nuestro vecino país se recupere apoyada por sus exportaciones.

Brasil: el gigante sudamericano que dejó atrás la recesión

El gigante sudamericano dejo el año pasado una recesión que se extendió desde el 2014 al 2016, la cual estuvo marcada por el alza de la inflación, la caída de la actividad del sector privado y el incremento en las tasas de desempleo.

En esta misma línea, en 2017 Brasil culminó con una subida de 1,1% de su PIB, siendo que para el 2018 el FMI espera que el país sudamericano presente una expansión del 1,90%, aunque la incertidumbre entorno al resultado de las elecciones presidenciales de este año se perfila como un factor con el potencial para afectar los pronósticos de crecimiento.